El reto de la ventilación

Principios a implantar frente a esta nueva realidad

La calidad del aire en los edificios sean del tipo que sean, se convierten en el momento actual, en el gran protagonista que debe permitir, junto a la desinfección, asegurar la vuelta al trabajo en condiciones óptimas, reduciendo al mínimo cualquier posibilidad de contagio.

Sobre estos principios fundamentales, Atecyr ha estado trabajando en el desarrollo de un documento de recomendaciones de operación y mantenimiento de los sistemas de climatización y ventilación para edificios de uso no sanitario para la prevención del contagio por SARS CoV 2.

El elemento común en todo el proceso de seguridad se centra en evitar la recirculación de aire en los conductos, buscando además que los caudales de ventilación y aire acondicionado se realicen con la mínima velocidad, ya que las corrientes de aire podrían ayudar a mantener en suspensión partículas donde puedan encontrarse virus o bacterias.

Los aspectos fundamentales a tener presente extraídos de esta guía son:

  • Caudal de aire exterior. Se señala como parámetro más importante, la renovación de aire por ocupante. Un parámetro que se alcanza aumentando la ventilación o reduciendo el número de ocupantes.
  • Verificación de caudales. Los equipos encargados de la renovación de aire, deben trabajar, al menos en sus condiciones nominales de diseño.
  • Modificar el control para aumentar la ventilación. Si el sistema dispone de controles específicos de calidad de aire, se recomienda desconectarlos, dando prioridad al uso continuado del sistema.
  • Reducir o eliminar en lo posible la recirculación del aire en los equipos.
  • Parada de los recuperadores de calor.
  • Extracción de aseos en continuo, si existe un sistema de extracción específico destinado a aseos o zonas anexas, se recomienda mantenerlos de forma permanente las 24 horas del día.
  • Aumento de la ventilación natural. Si el edificio no dispone de sistemas de ventilación mecánica, es recomendable la apertura de ventanas accesibles.
  • Temperaturas de consigna habituales. Se recomienda no cambiar los puntos de consigna de calefacción ni refrigeración.
  • Humedad relativa en valores habituales. En este aspecto, se recomienda mantener los puntos de consigna establecidos previamente en los edificios.
  • Funcionamiento de las unidades terminales con recirculación. Se recomienda que los ventiladores de las unidades interiores funcionen de manera continua y a su velocidad mínima.
  • Sistemas de filtración y purificación centralizados. Se recomienda aumentar, tanto como sea posible la filtración del aire recirculado en equipos centralizados.
  • Sistemas de filtración y purificación autónomos. En caso de locales con dificultades para obtener una ventilación satisfactoria, se recomienda el uso de unidades autónomas con un índice de movimientos hora, significativos.

Los aspectos destacados en este texto, han sido extraídos de la guía de recomendaciones de operación y mantenimiento de los sistemas de climatización y ventilación para edificios de uso no sanitario para la prevención del contagio por SARS CoV 2 elaborada por Atecyr.